El Ararat, la montaña sagrada

“El decimoséptimo día del séptimo mes, el arca descansó sobre el monte Ararat”. En el Génesis 8:4 comienza la leyenda de esta imponente mole que se eleva 5,165 metros sobre el mar. Según el Antiguo Testamento es donde la embarcación que Noé construyó con sus propias manos se posó después de estar navegando a la deriva durante 40 días y 40 noches. Dentro viajaban un macho y una hembra da cada especie que se salvaron del diluvio universal. Algunos afirman que el cataclismo pudo ocurrir hace 4,800 años. Dicen que una de las primeras cosas que hizo el patriarca cuando las aguas retrocedieron y puso el pie en la tierra firma fue plantar una vid.

La cima del Ararat

La cima del Ararat representa para judíos, cristianos y musulmanes la segunda oportunidad que Dios dio al mundo. Para los armenios es una especie de tótem, su montaña sagrada. Su cultura está repleta de cantos, odas y alabanzas a su cumbre nevada. Pese a que hoy se halla en tierras turcas, desde la antigüedad ha estado dentro de los límites de la llamada Armenia Histórica y es su símbolo nacional. Perder la cumbre más santa del país en 1921 supuso un duro varapalo para el recién creado Estado armenio.

La cuádruple frontera

El Ararat se asienta en un área que se conoce como “La cuádruple frontera”, ya que aquí Turquía se encuentra con Irán, Armenia y el enclave azerí de Najicheván. En realidad este monte es un estratovulcán, es decir, un tipo de volcán cónico de gran altura formado por varias cantidades de capas de lava solidificada, piroclastos y ceniza. Por lo General, esta clase de formaciones geológicas son de gran belleza y altura y suelen sobrepasar los 2500 metros de altura. No se sabe con exáctituc cuándo fue la última vez que entró en erupetción, pero en 1840 la zona sufrió un terremoto, probablemente provocado por algún tipo de actividad en su interior. Es la cima más alta de Turquía y junto con su hermano pequeño, el monte Masis (2896 metros), forman una de las montañas más bonitas y extensas del planeta.

Arca de Noé y el monte Ararat

El hecho de que aquí se pueda ocultar el Arca de Noé ha atraído a numerosas expediciones de arqueólogos y científicos más o menos serias para encontrar lo que para muchos sería el hallazgo del milenio. La última, una expedición conjunta de ciudadanos chinos y turcos que dijo haber encontrado los restos de la embarcación con una seguridad “del 99%”. Los responsables aseguraron que la prueba del carbono 14 realizadas a los restos indicaba que tenían una antigüedad de 4800 años. La noticia se hizo eco en medios de comunicación de diversos países pero pronto comenzaron las sospechas y el escepticismo brotó entre la comunidad científica.

El Techo de Turquía se ha convertido en un reclamo para alpinistas de medio mundo y para intentar hacer cumbre se necesita un permiso especial del Gobierno de Ankara. Es una ascensión exigente que dura varios días y requiere estar en buena forma física. La primera vez que la cima fue coronada en tiempos modernos fue en 1829. El doctor Friedich Parrot, junto con el poeta armenio Khachatur Abovyan llegaron a lo más alto durante el otoño de 1829. Un mes después, alcanzaron la cumbre del Masis y se convirtieron en parte de la Historia de una de las montañas más míticas del planeta.

Galería de fotos

ararat (6)ararat (5)ararat (3)ararat (2)ararat (1)ararat (1)
Compárte para que tus amigos lo vean
Share