A pocos kilómetros de Gelati se encuentra el pequeño monasterio de Motsameta. El lugar escogido para su construcción transmite tranquilidad. Está rodeado de bosques y el recinto se eleva sobre un acantilado que mira al río Tskaltsitela. El templo está dedicado a los santos David y Konstantine, dos señores feudales que fueron capturados por el ejército árabe de Murwan el Sordo en el 735 y que fueron torturados hasta la muerte para que abdicaran de su fe. Sus cuerpos fueron arrojados al río Rioni pero una serie de hechos milagroso sucedieron durante la noche. Los cuerpos de los santos se aparecieron a sus criados y una voz del Cielo les dijo que los enterraran en este lugar. Cada 2 de octubre la gente de la región de Imereti pasa la noche en Motsameta para ver los rayos del sol al amanecer reflejados en el río y pedir un deseo. Apenas seis kilómetros lo separa del monasterio de Gelati y mucha gente hace el camino andando.

Compárte para que tus amigos lo vean
Share