Es una ruta de ida y vuelta sin apenas dificultad con poco desnivel, pero de una belleza sobrecogedora. Lo mejor es comenzar la excursión en un pueblo de Kvemo Okrokana, a unos 20 kilómetros al sudoeste de Kazbegi, y dirigirse andando hasta el pueblo de Abano, a ocho kilómetros, y volver. Se tarda entre cuatro y seis horas. El camino remonta el curso del río Terek, entre imponentes montañas, manantiales de aguas sulforosas, géiseres y torres medievales. Aunque el territorio pertenece a Georgia, el valle estuvo habitado por osetios hasta hace poco.

[g-slider gid=”8745″ width=”100%” height=”55%” autoplay=”1″]

Information

Find More  

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar