No es un lugar muy conocido por los turistas pero es un remanso de paz en el bullicioso Tiflis. Está a poca distancia de la mezquita, justo debajo de la fortaleza de Narikala. Ocupa cerca de 120 hectáreas donde crecen más de 3500 especies vegetales. Tiene su propia cascada y es un buen lugar para cobijarse bajo la sobre de los árboles en los días calurosos de verano.

Compárte para que tus amigos lo vean
Share

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar